Cómo ha influido China en la tendencia al alza del comercio electrónico transfronterizo

Cómo ha influido China en la tendencia al alza del comercio electrónico transfronterizo


Hay una tendencia al alza del comercio electrónico transfronterizo: y China es responsable de una parte importante de este crecimiento. La revista Retail Week prevé que en los próximos 3 años el comercio electrónico transfronterizo crezca el doble de rápido que el comercio electrónico nacional.

El gasto transfronterizo podría más que duplicarse en los próximos cinco años hasta alcanzar 424 mil millones de dólares estadounidenses para 2021. Algunos mercados, particularmente China e India, están mostrando un crecimiento incluso más rápido en el gasto por internet en vendedores minoristas extranjeros.

Los consumidores chinos están cada vez más interesados en gastar sus ingresos disponibles en el extranjero a través del comercio en línea.

Comprar en el extranjero les permite acceder a productos que no siempre están disponibles donde viven, y además a menudo se perciben como de mejor calidad o más confiables que los productos de minoristas nacionales. Gracias al perfeccionamiento constante de la logística, las marcas tienen la oportunidad de aprovechar la disposición de los consumidores a comprar productos del extranjero.

Llegar al consumidor extranjero

El deseo de comprar en el extranjero desde la comodidad del hogar es cada vez más fácil de hacer realidad gracias a los minoristas en línea. Tmall, el enorme mercado en línea de China, ofrece acceso a vendedores extranjeros a través de su plataforma Tmall Global (creada en 2014).

Esta plataforma ha atraído algunas marcas extranjeras importantes, como la británica Marks and Spencer, la estadounidense Costco y la surcoreana Lotte Mart. Los productos de marca tienden a tener mejor desempeño, y aunque los mercados establecidos en occidente explican la mayoría de las ventas, se ha registrado un fuerte crecimiento en las ventas desde países vecinos asiáticos de China, como Malasia.

Sin embargo, el ambiente comercial sigue siendo incierto debido a que las normativas tributarias y aduaneras continúan cambiando en China.

Recientemente entró en vigor un nuevo impuesto a las compras del extranjero, lo que aumentó el precio de las categorías populares como la leche para bebés.

Ahora los compradores individuales en línea tienen que pagar impuestos que antes solo se aplicaban a los comerciantes mayoristas. Se está aconsejando a las agencias de aduanas que inspeccionen más cuidadosamente los paquetes para asegurar que se paguen los aranceles correspondientes.

El resultado final es que, con frecuencia, los consumidores están pagando más que antes por sus importaciones.

Mejor visibilidad

Los consumidores chinos están viajando al extranjero con mayor frecuencia que antes y están conscientes de que los productos vendidos en las tiendas chinas son a menudo más caros que los que pueden comprar del extranjero; tanto en tiendas en línea como en tiendas físicas.

Los consultores de gestión global de Oliver Wyman describieron a los consumidores chinos como probablemente los más informados y digitalizados del mundo.

Estos consumidores se sienten seguros comprando en todo el mundo para encontrar los productos en los que confían, y se sienten seguros comprando a minoristas extranjeros.

Una consecuencia de ello es que las tiendas minoristas físicas en China están perdiendo terreno frente a las ventas digitales, como ocurre en muchos mercados del mundo.

Aunque los recientes cambios tributarios han afectado la demanda de algunas categorías de producto, en general no han debilitado demasiado las compras transfronterizas.

La percepción de los consumidores chinos de que los productos extranjeros son mejores ha superado a las inquietudes sobre el precio.

Se prevé que este año China gastará más de 110 mil millones de dólares estadounidenses en compras en línea de minoristas extranjeros.

Un tendencia transfronteriza mundial

Pero los consumidores chinos no son los únicos que compran cada vez más en el extranjero. Los consumidores de todo el mundo están comprando más de minoristas extranjeros.

Los datos de Forrester sugieren que en 2015, el 12 % de las ventas de comercio electrónico eran no nativas, y se cree que esta cifra llegará al 15 % en 2021

Los tamaños de los carritos de compra tienden a ser mayores cuando la gente compra cruzando las fronteras internacionales, así que aunque estos clientes puedan ser más difíciles de atender, también pueden gastar más en comparación con los compradores nacionales.

Se calcula que el año pasado el comprador chino transfronterizo promedio gastó 473,26 USD en compras del extranjero.

La encuesta de compras en línea global Pitney Bowes de 2016 reveló algunas tendencias curiosas, como que los consumidores visitan una tienda minorista extranjera cuando van de viaje y después compran en línea en ellas cuando vuelven a casa.

Es una cosa perfectamente lógica, ya que reduce la cantidad de equipaje que el consumidor tiene que llevar, algo que sin duda se ha visto facilitado por el aumento del turismo extranjero. De hecho, más del 70 % de los compradores de Hong Kong aparentemente hacen eso, al igual que el 65 % de los compradores de China continental.

Otros mercados como Singapur, Australia y Canadá también cuentan con compradores en línea transfronterizos entusiastas y frecuentes.

Algunos de estos mercados son más sensibles al precio que otros: los volúmenes de ventas transfronterizas canadienses tienden a variar con el precio del dólar, ya que compran principalmente de los Estados Unidos, su país vecino. Las empresas británicas como ASOS, que obtiene una gran parte de sus ventas en el extranjero, se están beneficiando de una libra más débil.

La aparición de India

India también está emergiendo como un mercado importante para la venta minorista transfronteriza. Según BI Intelligence, las compras en línea transfronterizas de India aumentaron hasta un 6,7 % en 2016.

Cambios como la introducción el año pasado de la interfaz de pago Unified Payments, que aprueba los pagos digitales, están empujado a los indios hacia una sociedad cada vez más digitalizada.

Como resultado, Worldpay cree que la India pronto se convertirá en el segundo mercado electrónico más grande del mundo. Un documento de ASSOCHAM-Forrester estimó recientemente que el comercio electrónico indio está creciendo más de 50 % al año. Para 2020, es probable que este mercado se cuadruplique en tamaño, para alcanzar eventualmente un valor de $120 mil millones.

Las marcas que aprovechen estas tendencias al alza tienen que tener en cuenta los desafíos logísticos de enviar productos a compradores en otros mercados.

Las ventas transfronterizas traen nuevas oportunidades pero también exigen gestionar complicaciones adicionales, como el mayor costo de las devoluciones.

Merece la pena usar un servicio de gestión de devoluciones, que pueda consolidar las devoluciones del extranjero para reducir el costo de enviarlos de vuelta al almacén en el mercado de origen.