Lo que su lenguaje revela sobre su actitud de trabajo

Lo que su lenguaje revela sobre su actitud de trabajo


Es evidente que la cultura de trabajo alemana, que cuenta con algunas de las calificaciones más altas de productividad del mundo, es acertada. Comprender el lenguaje que los alemanes utilizan en el trabajo ayuda a revelar mucho sobre su ética laboral. El lenguaje que se suele utilizar dentro y fuera de los ámbitos laborales ayuda a reforzar la cultura de trabajo en la vida diaria, lo que revela nuestras actitudes culturales sobre cómo trabajamos.

Los alemanes y los austríacos tienen una de las cargas horarias más grandes de todos los países de la Unión Europea y una de las tasas de desempleo más bajas.

Si bien son arduos trabajadores, los germanohablantes mantienen la separación entre el trabajo y la vida social, y esto se suele reflejar en el lenguaje que utilizan en el trabajo. Expresiones como «Mahlzeit» refuerzan esa separación ente el trabajo y el entretenimiento.

«Mahlzeit» es una expresión curiosa, una que otras culturas carecen. Se traduce vagamente como «disfruta de tu comida» y sustituye al «buen día» como saludo informal alrededor de las 11 a. m.

Sin embargo, «Mahlzeit» es más que solo un saludo. También se utiliza informalmente de la misma manera que alguien de habla inglesa podría exclamar «oh, olvídalo» o incluso como una exclamación cuando alguien eructa.

Por lo general, se utiliza para reconocer el hecho de que un colega pueda estar por almorzar o recién haya almorzado. Anticipa un receso entre el trabajo y el tiempo personal. Los alemanes parecen ser especialmente respetuosos de su tiempo libre, y sus recesos de almuerzo tienden a ser muy sagrados.

A pesar de su alta productividad, los trabajadores alemanes se toman el doble de días de licencia por enfermedad por año que los trabajadores británicos, y más días libres que cualquier otra persona en Europa.

Asimismo, los alemanes tienen una actitud saludable con respecto a las licencias por enfermedad y dicen «Wenn man krank ist ist man krank» («cuando estás enfermo, estás enfermo»).

En general, es aceptable pedir licencia en caso de enfermedades relativamente menores. Los alemanes comprenden que las horas laborales deben ser tiempo de trabajo, y hay tiempo para otras cuestiones personales como enfermarse o comer. Esa separación se refleja en su lenguaje.

Cómo el idioma afecta la búsqueda laboral

En un estudio que se realizó en la región de la frontera suiza multilingüe, se descubrió que el idioma que hablan aquellos que buscan empleo parece ser un indicador significativo de cuánto tiempo les tomaría encontrarlo.

Los de habla alemana encontraron empleo más rápido que los que hablaban idiomas romances (en este estudio, francés o italiano). Los suizos de habla alemana lo hicieron en un promedio de 7 semanas más rápido que los de habla francesa o italiana.

De hecho, la investigación demuestra que el idioma puede ser un buen indicador de la actitud de trabajo en general. Los de habla francesa o italiana muestran tener mayores niveles de apoyo político en cuanto a políticas como por ejemplo menor carga horaria laboral, mayor tiempo de vacaciones y flexibilidad para el retiro temprano.

Casi el 77 % de los suizos de habla alemana coincidieron con la afirmación «Disfrutaría de tener un empleo remunerado incluso si no necesitara el dinero». Solo el 52 % de los suizos de habla francesa o italiana dijeron lo mismo.

Otras investigaciones demuestran que los que hablan idiomas romances tienden a tener menos probabilidades de creer que el trabajo arduo lleva al éxito. También es más probable que crean que fuerzas externas dictan la vida de uno.

En el estudio suizo, a los que hablaban idiomas romances no solo les llevó más tiempo encontrar empleo, sino que también necesitaron más apoyo para encontrar el próximo. Esto parece reflejar creencias culturales más fatalistas entre los que hablan idiomas romances.

La cultura y el idioma están muy entrelazados, al punto de que es difícil separar uno del otro. Desde luego, el estudio suizo demuestra que el idioma y la cultura de una persona afectan de manera muy significativa su vida laboral, incluso cuando se evalúan factores tales como las condiciones locales.

Jerga poco natural

Parte de la jerga de la vida laboral estadounidense revela cuán importantes son la lógica, los logros y la falta de emociones para su cultura de trabajo.

Escuchará clichés utilizados en exceso que tienen un dudoso origen gramatical, como «results-orientated» (orientado a resultados), «deliverables» (productos finales), «buy-in» (adquisición) y «core-competencies» (competencias centrales).

Muchos de ellos se malinterpretan, y las personas suelen afirmar que detestan la jerga de negocios. Aun así, de alguna manera no podemos evitar unirnos a ella para encajar en el entorno laboral.

Adoptar el lenguaje poco natural de las oficinas estadounidenses es una parte clave para lograr el éxito profesional; quizá una manera de separar la vida laboral de la vida real al utilizar palabras muy diferentes.

Usar este lenguaje extraño también puede ser un signo de que el hablante carece de confianza real y de que miente al desempeñar su rol. ¿Por qué, si no, alguien hablaría sobre «competencias centrales» en lugar de «en lo que somos buenos»? Es una reflexión de cuán importante es mostrar audacia y confianza en el ámbito laboral en Estados Unidos.

Culturas diferentes muestran actitudes muy diferentes con respecto a la vida laboral, y eso es algo que se refleja en el lenguaje que rodea al trabajo. Es difícil que los extranjeros se adapten a las prácticas laborales de otras culturas. Algunas veces, comprender el lenguaje que se utiliza en el trabajo puede ser el primer paso para conectarse con esa cultura diferente y para aprender a adaptarse a ella.