Por qué los consumidores en países más pequeños son los más interesados en las compras transfronterizas

Por qué los consumidores en países más pequeños son los más interesados en las compras transfronterizas


El comercio electrónico transfronterizo está en alza y una investigación reciente sugiere que algunas de las economías más pequeñas y ricas del mundo son las que participan con mayor entusiasmo. Un estudio realizado por PayPal identificó que es en los países pequeños, pero relativamente prósperos. donde es más probable que los consumidores hayan comprado recientemente algo en línea de un vendedor extranjero.

Entre estos países se incluyen Bélgica, Israel, Austria e Irlanda. Los ciudadanos de Singapur y Hong Kong también tienen una alta probabilidad de haber comprado algo del extranjero en los últimos 12 meses.

Las razones de este fenómeno son bastante obvias. Los consumidores en esos mercados tienen unos ingresos familiares relativamente altos y ya existe un mercado de consumo bien consolidado. Son consumidores sofisticados y saben lo que está disponible: simplemente es posible que no puedan adquirirlo localmente en un mercado interno comparativamente pequeño.

En efecto, cerca de la mitad de los compradores transfronterizos citaron el acceso a un rango más amplio de productos que el que tienen a nivel nacional como su principal motivación para comprar del extranjero. Pero este no fue el principal impulsor de las compras en el extranjero. Parece ser que el costo es el principal factor motivador. Esto sugiere que los productos deseados por los consumidores pueden estar disponibles en su país, pero no a un precio aceptable para ellos.

China y los Estados Unidos son los destinos dominantes de los compradores transfronterizos. Esto podría ser un reflejo del alto perfil de los mercados en esos dos países, incluidos AliExpress y Amazon. El Reino Unido y Alemania también son destinos populares.

RELATED: How China Has Influenced the Rising Trend in Cross-Border eCommerce


Para los países europeos vinculados por diversos tratados comerciales, como Irlanda y Bélgica, el comercio transfronterizo es relativamente simple. Los ciudadanos de la UE que compran de otros países de la UE, o que compran de países que tienen el mismo idioma que ellos, pueden sentirse más seguros comprando en el extranjero en comparación con personas de países no unidos por tratados comerciales y lazos idiomáticos.

Y en los países más pequeños, la frontera rara vez está lejos. Si los residentes de países pequeños están acostumbrados a cruzar la frontera, comprar del país vecino probablemente no parece algo preocupante.

El idioma y la naturaleza cosmopolita

No es coincidencia que los mercados especialmente activos en el comercio transfronterizo tiendan a ser relativamente cosmopolitas. El dominio del inglés tiende a ser bastante alto en esos mercados, y existe un nivel alto de penetración de internet.

Esto significa que la gente tiene lo que necesita comprar en línea en grandes mercados en inglés, o es atendida a través de un sitio de compras dedicado de una plataforma importante como Amazon que ofrece opciones fáciles de compra transfronteriza.

Quizá no sea sorprendente que lo inverso también pueda ser cierto. Los consumidores en los mercados grandes y ricos de Norte América prefieren comprar en su país.

Con un sector de consumo bien desarrollado, los compradores tienen una amplia gama de productos para elegir y hay suficientes opciones por lo que rara vez es necesario comprar en el extranjero. Los norteamericanos tienden a ser los más escépticos a la hora de comprar en el extranjero, y son de los compradores más reacios del mundo cuando se trata de comprar en un idioma extranjero.

Con un robusto sector de consumo, los consumidores estadounidenses son reacios a comprar productos fuera de su propio mercado. De hecho, comprar en sitios extranjeros es más común en Canadá que en los Estados Unidos.

El único resultado destacable es Japón, donde la gente es extremadamente reacia a comprar en línea en el extranjero. Un impresionante 94 % de las personas encuestadas por PayPal no habían hecho compras en el extranjero en el último año. Japón es un país increíblemente introvertido cuando se trata de comprar en línea y esto está cambiando muy lentamente.

Ciertamente, este es un mercado de consumo muy desarrollado que puede ofrecer a los consumidores todo lo que quieren a través de los vendedores locales.

Es probable que el idioma también sea un factor contribuyente, ya que los vendedores extranjeros no suelen satisfacer las necesidades idiomáticas de los clientes japoneses. En cambio, los compradores en Irlanda, Bélgica y Austria encuentran que los idiomas que comparten con otros mercados amplían su alcance de oportunidad para comprar en línea.

Dependencia del escritorio

La investigación de PayPal muestra que mucho de este comercio electrónico transfronterizo ocurre en una computadora de escritorio de algún tipo, un resultado relativamente sorprendente dada la atención que recibe estos días el comercio electrónico móvil.

En mercados clave como Canadá, Francia, Alemania y Japón, un sólido 70 % de las compras transfronterizas se hacen desde una computadora de escritorio o portátil. Es posible que estos patrones reflejen que la gente hace las compras en línea en casa o que busca en dispositivos móviles y adquiere el producto desde computadoras de escritorio o portátiles.

En los Estados Unidos y algunos países del Asía Pacífico, se depende menos de las computadoras de escritorio. En India y China, las computadoras de escritorio y portátiles representan menos de la mitad de las compras transfronterizas. En Singapur, el comercio electrónico transfronterizo a menudo es facilitado por aplicaciones móviles. A pesar de la alta dependencia actual de la computadora de escritorio, es probable que los dispositivos móviles adquieran cada vez más importancia en el futuro como reflejo de las tendencias imperantes.

Si bien el tráfico de internet móvil ha superado al de las computadoras de escritorio a nivel global, los dispositivos de escritorio y portátiles desempeñan un rol en la forma que la gente compra productos en línea dependiendo de su ubicación.

No es sorprendente que la encuesta de PayPal descubriera un gran entusiasmo por los envíos gratuitos entre los más de 13.000 consumidores encuestados. La preocupación por los costos de envío son el principal elemento disuasorio para los que están pensando en comprar en el extranjero, con el tiempo de envío en un cercano segundo lugar.

La confianza también es un factor importante a considerar y una barrera para muchos. Pero la importancia de este factor, tiende a variar según la región.

Los compradores en el continente africano tienden a preocuparse más por no recibir sus productos que los de Europa, lo que puede reflejar tanto la confianza social como también inquietudes muy concretas sobre los servicios postales locales y la infraestructura de transporte.

Si está intentando aprovechar esta ola de entusiasmo por las compras transfronterizas, es importante que piense cómo responder a esas inquietudes del consumidor. Sin duda existe una enorme oportunidad de clientes en mercados grandes y pequeños pero todos ellos tienen inquietudes que debe enfrentar antes de que piensen en comprarle a usted.

Ya sea superar la barrera del idioma, los envíos expeditos o solo ofrecer garantías de su legitimidad, necesitará esforzarse más para satisfacer las necesidades de los compradores transfronterizos.